Buscar

cecilia de vicenti, la hija de azucena villaflor, fundadora de madres, en el juicio por la esma

"Papá murió de tristeza, esperando"

Azucena Villaflor

La desaparición de su hijo Néstor transformó inesperadamente a Azucena en una militante de la búsqueda. Su hija contó cómo se había infiltrado Alfredo Astiz entre esas mujeres desesperadas y cómo organizó su secuestro y desaparición.

dia de la madre

Ni cortando esa flor pudieron terminar con la primavera

Azucena Villaflor

Diego Csöme, Claudia Bueno, Laura Villafañe y Julián Cosenza, integrantes del equipo documentalista del Instituto de Medios de Comunicación de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) y autores de un documental sobre su vida, se confiesan enamorados de la figura de Azucena Villaflor, esa mujer que al decir basta abrió una grieta en el curso de la historia argentina e inventó una nueva categoría para ese vínculo privado que une a madres e hijos o hijas. Desaparecida ella también después de fundar Madres de Plaza de Mayo, marcada por Alfredo Astiz con un beso justo antes de ser secuestrada y conducida hacia la muerte en las profundidades del Río de la Plata, Azucena es la protagonista ausente del documental que lleva su nombre y que el próximo martes, en vísperas del Día de la Madre, se presentará en la UNLaM.

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video
El Monte Cervantes era un crucero de 160 metros de eslora, que hacía la ruta Buenos Aires, Puerto Madryn (...
MIRANDO HACIA ATRAS
EL PRIMERO DOCUMENTADO DATA DEL 1900 a.C
Chiste

Según el diccionario de la Real Academia Española, un chiste es un «dicho o historieta muy breve que contiene un juego verbal o conceptual capaz de mover a risa». Una...

Diogenes

Residía en una tinaja, comía junto a los perros y hacía todas sus necesidades en público. Hoy en día, «el síndrome de Diógenes» designa...

TANGUEROS EN EL RECUERDO
Juan D'Arienzo

Según el Historiador y Profesor Carlos Puente su trayectoria comenzó cuando, siendo violinista desde muy joven ,integró un trío junto a Enio Bolognini, en violoncello y...

NOS ESCRIBEN