Buscar

OFICIAL: EL 'SCHINDLER SUECO' ESTA MUERTO

71 años después de su desaparición, el Gobierno sueco declara la muerte de Raoul Wallenberg

El Gobierno sueco ha desvelado este lunes uno de los grandes misterios del siglo XX: Raoul Wallenberg, el brillante diplomático cristiano de 32 años, hijo de una poderosa familia sueca, que salvó a decenas de miles de judíos húngaros de los campos de exterminio nazi está muerto, 71 años después de que desapareciese en Budapest al final de la Segunda Guerra Mundial. La fecha oficial de la defunción se ha establecido el 31 de julio de 1952, según ha comunicado la Agencia Tributaria sueca, que ha actuado siguiendo los deseos de su familia. Se cierra así un capítulo apasionante de la Historia, aunque no el enigma en torno a su muerte, en el que se han invertido décadas de investigación sin respuesta y que envenenó las relaciones entre Suecia y la extinta URSS. 

"Voy al cuartel general soviético, no sé si como invitado o como prisionero". Con esta frase, Wallenberg, nacido en 1912 y destinado en 1944 a la embajada sueca en Budapest como cónsul lo que le permitía extender salvoconductos suecos para los judíos (se estima que unos 5.000), se despidió de dos acompañantes, el 17 de enero de 1945. Fue detenido y posteriormente conducido a Moscú por las tropas soviéticas que liberaron Budapest de la ocupación nazi, junto a su chófer, Vilmos Langfelder. Sigue sin saberse el motivo del arresto y tampoco se creyó nunca la versión oficial de la URSS según la cual Wallenberg murió de un ataque al corazón a los 34 años, el 17 de julio de 1947, en los muy terribles cuarteles de la Lubyanka, la KGB, en la capital rusa. Por su parte, la parte sueca pensaba que estaba recluido en un hospital psiquiátrico.
 
Tras la caída de la Unión Soviética, se creó un Grupo de Trabajo Sueco-Ruso para aclarar el trágico destino del joven diplomático que, 10 años después, en 2000, tampoco pudo resolver el misterio . En junio de 2006, la Fundación Wallenberg recibió una carta oficial de la Embajada de la Federación Rusa en Washington firmada por el entonces subjefe de la misión, Alexander Darchiev,  jefe de la sección de América del Norte en el Ministerio de Relaciones Exteriores, la misiva señala: “La responsabilidad de la muerte del señor Wallenberg recae en los dirigentes de la URSS de ese momento y sobre Stalin, en particular.” Esta tesis fue corroborada por una reciente publicación de los diarios de Ivan Serov, exdirigente de la KGB, en los que afirma que fue ejecutado.
 
Pese a ello, el misterio ha sido insoportable para su familia que en noviembre pasado pidió a las autoridades de Estocolmo que lo declarasen muerto. " Es una manera de lidiar con el trauma con el que vivimos, de cerrar una fase y entrar en otra", aseguraron en un comunicado. "La familia ha vivido entre la esperanza y la desesperación. Esperanza en que los esfuerzos dieran fruto y desesperación cuando las esperanzas se frustraban una y otra vez". aseguraba el texto. La ley sueca establece que para establecer la fecha oficial de una muerte deben pasar cinco años desde la desaparición de la persona en cuestión. En el caso de Wallenberg, sería el 31 de julio de 1952. Ahora tendría 104 años. Pero los héroes nunca mueren.
 
 
Fuente: 

Diario El País 1/11/2016

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

Cuando se declaró la independencia en Tucumán en 1816, el acta original fue enviada al gobierno de...

MIRANDO HACIA ATRAS
A 100 años de su ejecución en Francia
Mata Hari

Se casó a los 18 años con un militar de 39. En Java aprendió danzas y técnicas amatorias. En plena guerra, las autoridades francesas la acusaron de ser un doble agente...

lluis Companys

España está a la tensa espera del mensaje del presidente regional, Carles Puigdemont, quien podría realizar una declaración unilateral de independencia. Hace 83 a...

A 70 años de la masacre de Rincón Bomba, los pilagá reclaman justicia
Masacre de Rincón Bomba

El 10 de octubre de 1947, Gendarmería cometió una matanza en las comunidades indígenas de Formosa. El recuerdo sobrevivió en la región, pero el Estado nunca pidi...

NOS ESCRIBEN