Buscar

25 años del acuerdo por el canal de Beagle

Dante Caputo revela hechos desconocidos de la disputa con Chile

Los mandatarios de Argentina y Chille evocaron, junto a Benedicto XVI, los 25 años de la firma del acuerdo por la disputa del Canal de Begle. El entonces canciller Dante Caputo revela detalles desconocidos de las negociaciones.

Fue un baldazo de agua fría, pero la decisión arriesgada del Presidente demostró ser la apropiada.

Mientras que el radicalismo nos respaldó sin fisuras, el peronismo no acompañó, salvo algunas excepciones como el ex presidente Menem.

En un clima que levantó temperatura rápidamente, el senador Vicente Saadi me acusó de traidor a la patria. Lo desafié a un debate televisivo y Saadi aceptó. Creo que fue el primero de esa naturaleza en nuestro país. Fue importante, no sólo por el debate en sí, sino por la campaña que lo rodeó que llevó a explicar detalladamente a la opinión pública los términos del acuerdo y en qué consistía. Dudo que haya habido un acuerdo internacional tan explicado a la sociedad. Luego, llegó la consulta y el acuerdo fue apoyado por 80% de los argentinos que concurrieron masivamente a votar.

Curiosamente, la ratificación del Congreso fue aprobada sólo por un voto en el Senado. Un voto.

Casi el 50 por ciento del Senado votó en contra. Obviamente era un voto en contra del gobierno. Pero cuando se vota en contra de algo, implícitamente se está votando a favor de otra cosa. ¿Qué opción se quería? ¿En qué estaban pensando, en hacer la guerra? ¿Después de la guerra de Malvinas, estaban pensando en mandar a nuestros soldados a enfrentarse con Chile para que por cien años tuviéramos marcada la relación no sólo con Chile sino con todo el subcontinente sudamericano? ¿Qué político, que se supone mide las consecuencias de sus acciones, podía ignorar que lo que estábamos poniendo en ese voto era la opción entre guerra y paz?

No pudimos construir un consenso nacional sobre una cuestión que no tenía otro camino diplomático que el que habíamos hecho. Esta es una lección importante de la cuestión del Beagle. No generamos, unos y otros, un consenso básico de gobierno sobre nada menos que un tema de esa gravedad. Y todavía no hemos aprendido a construir consensos de gobierno. No me refiero de un consenso para ir juntos a ganar una elección sino para contar con el poder político para enfrentar los grandes temas de la Argentina.

Veinticinco años resaltan la sabiduría de Raúl Alfonsín al tomar la decisión de cerrar el conflicto con Chile con la voluntad popular.

En estos momentos cuando una Presidenta peronista viaja al Vaticano para conmemorar el Tratado de Paz y Amistad, quizás este consenso tardío insinúe la capacidad para construir los indispensables acuerdos de gobierno que precisamos los argentinos.

 

Víctor Martínez, un actor clave
El decreto 23.172 que el 26 de marzo de 1985 promulgó el Tratado de Paz y Amistad con Chile había sido firmado por el entonces vicepresidente de Raúl Alfonsín, Víctor Martínez, ya que estaba a cargo del Ejecutivo debido a un viaje por el exterior en el que se encontraba Alfonsín.

Martínez tuvo un papel preponderante. No sólo por la firma del decreto. Además del trabajo de Dante Caputo y del propio Alfonsín, fue él quien tuvo la difícil misión de negociar en el Senado aprobara la iniciativa, luego de dos días de deliberaciones. El resultado fue muy ajustado: 23 sufragios para la aprobación del Tratado contra 22 que se pronunciaron por el rechazo. El oficialismo tuvo una tenaz resistencia del Partido Justicialista pero consiguió el apoyo de los partidos provinciales, que le facilitaron el quórum.

El dato curioso que aún hoy recuerdan los analistas de la época es que Martínez estuvo al frente del Senado y dos días después rubricó el acuerdo en ejercicio de la Presidencia.

 

Multimedia: 

It look's like you don't have Adobe Flash Player installed. Get it now.

Tramo del debate Caputo - Saadi

Fuente: 

Diario Clarín 28/11/09

Informacion Adicional: 

A 20 años del debate Caputo Saadi - Diario La Nación 14/11/04

En el panteón de expresiones con capacidad para condensar momentos históricos, donde reposan "Cinco por uno", "laica o libre", "el Gobierno a la Corte", "Argentina Potencia", "que venga el principito", "Felices Pascuas", "Síganme, no los voy a defraudar" y, entre las modernas, "a los que depositaron dólares les devolveremos dólares", tiene un monolito colorido el consejo de no irse por "las nubes de Ubeda".

Basta decirlo para que se dibuje en la memoria de cualquier argentino presente en los 80 la imagen del caudillo catamarqueño Vicente Saadi apostrofando a borbotones y a los gritos, desde la cima de la ortodoxia justicialista, al entonces canciller Dante Caputo, un atildado de lentes y bigotes considerables. Alcanzan "las nubes de Ubeda" (en rigor, son "los cerros...") para evocar el primer debate electoral por televisión que hubo en la Argentina, el del Beagle, el de la "cháchara" -otra vez Saadi-, preludio de los únicos comicios nacionales que se hayan hecho en el país para votar por "sí" o por "no".

El debate televisivo Caputo-Saadi, del que mañana se cumplen veinte años, no sólo fue el primero. También resultó, en toda la democracia, el de mayor peso político, si se lo mide por su ostensible efecto sobre el electorado (que para eso los conquistadores de urnas se allanan a ir de a dos a la televisión en plena campaña, se sospecha, antes que por fruición republicana). Si bien Caputo y Saadi no eran candidatos a nada, porque en la consulta pública de 1984 sólo se les preguntaba a los votantes qué hacer con la mediación del Papa que le asignaba a Chile las islas Picton, Lennox y Nueva, el duelo entre ambos paralizó al país, tal como ocurre en otras democracias cuando se dirime la presidencia.

El canciller del presidente Raúl Alfonsín a todas luces dejó mejor parado el "sí". Al otro domingo, diez millones y medio de argentino (81,13%) votaron por la afirmativa, contra poco más de dos millones (17,24%) opuestos a la posición oficialista. Pese a que no era obligatorio votar, tampoco la abstención propiciada por Saadi y el aparato oficial partidario restó contundencia al resultado. La sorpresiva consulta pública había diezmado más al justicialismo (el gobernador riojano, Carlos Menem, se alineó en la ocasión con Alfonsín), partido que aún no se había recuperado de la derrota protagonizada el año anterior por Italo Luder y Herminio Iglesias. Precisamente, cuando terminó el debate del Beagle algunos peronistas hicieron suya la más feroz de todas las críticas, la que comparaba la actuación de Saadi con la quema del cajón, en 1983.

Caputo había aparecido académico, didáctico y obediente a los tiempos marcados por el moderador, un viejo conocido: Bernardo Neustadt. Saadi, en cambio, leyó, actuó como si estuviera exponiendo en el Senado, acusó con hostilidad a su rival y se exaltó sin la suavidad de quien entra a un living o a un dormitorio en defensa de la abstención, postura desdoblada de quienes se oponían a la paz con Chile con el "no".

Dos estilos
Muchos televidentes -la trasmisión se hizo por los canales 13 y 7- tuvieron la sensación de que se habían confrontado más que dos posturas, dos estilos: serena racionalidad versus retórica explosiva. Quizás ese poco lucido debut le dejó al justicialismo un mal sabor perdurable y contribuyó a fortalecer cierto mito según el cual someterse al gran debate siempre le conviene a uno pero no al otro, verdad criolla, en todo caso, ya que no alcanza a explicar por qué en el mundo desarrollado lo practican con frecuencia los que están arriba en las encuestas junto con los que están abajo.

El debate proselitista fue inventado en los Estados Unidos cien años después de que al republicano Abraham Lincoln y al demócrata Stephen Douglas se les ocurriera discutir en público sus ideas sobre la esclavitud, un careo de tres horas que, contra lo que podría suponerse, no benefició al héroe fundador. Pero el telegénico John Kennedy sabía lo que hacía en 1960 cuando le propuso al arrogante y feo Richard Nixon apoderarse de la aún no tan masiva televisión para repartirse el gusto de los votantes. Es famoso: aunque quienes siguieron el debate por radio dieron como ganador a Nixon, las masas de televidentes no dudaron en premiar a Kennedy. Entre otros desaciertos, Nixon aportó una cuota de sudor a su aspecto desfavorable; según la leyenda, otra cuota se la aportó Robert Kennedy al hacer subir la calefacción del estudio.

Así se inauguró otro debate, aún inconcluso, el de los intelectuales que le reprochan al género excesivo artificio y el de los constructores de imagen política, a quienes el color de la vestimenta de sus clientes, el maquillaje, la iluminación, los gestos ensayados y los besos finales de la familia les parecen una causa demasiado trascendente como para atender también las ideas. Nixon tuvo que esperar ocho años para llegar a la Casa Blanca, aunque en los Estados Unidos los debates sólo reverdecieron en 1976, cuando Robert Redford asesoró a James Carter para que luciera en la pantalla mejor que el presidente Gerald Ford. Y a Ford le tocó jubilarse enseguida.

Un cuarto de siglo después del estreno, entonces, el debate político televisivo llegó a Buenos Aires, aunque con más prevalencia de la política tradicional -¿factor de frescura?- que de las artes mediáticas, si bien es verdad que entre los asesores de Caputo había en 1984 un publicista, el precursor David Ratto, junto a los funcionarios Marcelo Delpech, Jorge Romero, Raúl Alconada Sempé, Albino Gómez y Susana Ruiz Cerrutti. Saadi no contaba con profesionales especializados en su equipo, donde se encontraban Ricardo Etcheverry Boneo, Celestino Marini, Nilda Garré, Julio Mera Figueroa y un empleado del Senado llamado Angel Luque, cuyo manejo de las sutilezas comunicacionales tampoco se verificó años después, cuando declaró que si su hijo hubiese sido el asesino de María Soledad Morales el cadáver no se habría hallado jamás, lo cual le valió ser expulsado de la Cámara de Diputados.

Según el analista político y encuestador Enrique Zuleta Puceiro, el debate Caputo-Saadi fue importante en un contexto en el que se discutían asuntos como la paz, el juicio a los militares y el congreso pedagógico, pero "hubo otro debate de proyección nacional, el de Rodolfo Terragno y Domingo Cavallo sobre la convertibilidad, que tuvo enorme trascendencia, porque significó la confrontación modelo-antimodelo". A otros (Antonio Cafiero-Juan Manuel Casella; Caputo-Adelina Dalesio de Viola; Aníbal Ibarra-Mauricio Macri), Zuleta no les asigna la misma jerarquía, por considerarlos distritales. En su opinión, la carencia de debates presidenciales no es anecdótica. "Está relacionada con la anemia de la política argentina, es decir, con la decadencia del discurso, el problema de la representatividad, la dificultad de confrontarse sobre aspectos como el empleo, la salud o la seguridad y polarizar las agendas, y la certeza pública de que se hacen campañas por izquierda y se gobierna por derecha".

Quizás todavía no ha sido suficientemente estudiado aquí el vínculo entre debate televisivo, información del elector, intención de voto y resultado electoral, por ejemplo, en el caso de los precandidatos presidenciales Fernando de la Rua y Graciela Fernández Meijide, cuando el primero se consagró candidato.

Dice a LA NACION el semiólogo Eliseo Verón que "el sistema mediático piensa que a las audiencias no les interesa la política; hay un círculo infernal entre la oferta y la demanda no explorada". Autor del libro Lula presidente, una investigación de la última campaña presidencial brasileña, Verón se manifiesta asombrado por los contrastes. "En Brasil se discuten los programas de los candidatos por televisión, hay un tratamiento que acá es inimaginable. Pero no creo que la ausencia de debates finales en la Argentina, que en todo el mundo son ya un clásico, sea un fenómeno aislado sino que forma parte del extraño estatuto de la política en la televisión local".

Falta decir que los pruritos de los políticos argentinos, dolor de cabeza corriente para cuanto productor de tevé quiera sentar en una misma mesa a dos protagonistas de distinto pensamiento, contribuyen a alimentar la escasez. Para contrastes, nunca algo tan logrado como hace veinte años.

Por Pablo Mendelevich

 

 

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

Feminista, periodista, dramaturga y anarquista, son algunas de las características que marcaron la vida de...

MIRANDO HACIA ATRAS
Hipólito Solari Yrigoyen

El hombre de la foto que circuló en las redes sociales -bajaba de un colectivo ayudado por su bastón- fue el blanco de la primera bomba que se adjudicó la organización...

La Guerra Gaucha

Basada en el libro de Leopoldo Lugones y dirigida por Lucas Demare, la película se estrenó el 20 de noviembre de 1942 y fue un suceso de taquilla: estuvo 19 semanas en cartel y ser...

Revolución Rusa
Lenin

Con un grupo minoritario pero políticamente decidido, Lenin lideró una insurgencia que cambiaría radicalmente el curso del siglo XX. El 25 de octubre de 1917, los bolcheviques...

NOS ESCRIBEN