Buscar

secreta buenos aires

El cementerio de los disidentes

En las primeras décadas del siglo XIX Buenos Aires no era aún esa ciudad a la que años después algunos iban a llamar “la París de América del Sur”. Y todavía tenía rasgos de la gran aldea heredada de los tiempos de la Colonia.

Por entonces muchos extranjeros la habían elegido como su lugar en el mundo. Y también muchos, que no profesaban la religión católica, morían aquí. Aquello fue lo que obligó a crear un cementerio para gente de otras confesiones, ya que los católicos eran sepultados en las iglesias y sus alrededores, mientras que los demás se enterraban cerca de las barrancas del río.

El primer cementerio para disidentes (como se los denominaba) estuvo en la zona de Retiro, cerca de la Iglesia del Socorro. Pero en 1833, cuando su capacidad quedó colmada, se decidió crear otro en un área más alejada. La opción fue un terreno al que conocían como “el hueco de los olivos” y que había pertenecido a la familia De la Serna. Hoy, en aquel “alejado” lugar del barrio de Balvanera, está la plaza Primero de Mayo.

Rodeado por las actuales calles Hipólito Yrigoyen, Pasco y Alsina, (el sector que da sobre la calle Pichincha está ocupado por edificios) aquel sitio se convirtió en un cementerio que administraba una comisión integrada por ingleses, alemanes y estadounidenses. Y también allí, desde 1870, se enterró a los primeros judíos que vivieron en Buenos Aires. Aquel segundo cementerio de disidentes se clausuró en septiembre de 1891, aunque hubo inhumaciones hasta principios de noviembre de ese mismo año. Los últimos traslados de restos sepultados en los que hoy es la plaza se hicieron en 1923. Pero no todos se retiraron. Algunos, porque nunca fueron reclamados; otros, porque nunca fueron encontrados.

Uno de estos últimos casos es el de Elizabeth Chitty Curling de Brown, quien fue la esposa del almirante Guillermo Brown. Nacida en 1787 en Inglaterra, la mujer había llegado a Buenos Aires en marzo de 1822, acompañada por “cuatro hijos y dos criados”. El 29 de julio de 1809, en Londres, ella se había casado con quien sería uno de nuestros héroes históricos. Y como era de origen protestante y su marido católico, habían acordado previamente que las hijas mujeres que nacieran de esa unión profesarían la religión materna y los varones, la del padre.

Elizabeth murió en 1868 y fue sepultada en ese cementerio. Luego, sus huesos nunca pudieron ser hallados. Hoy, en la plaza, una placa de bronce recuerda “a la virtuosa compañera de nuestro máximo prócer naval, cuyos restos hoy perdidos reposan en este solar”.

Por una ordenanza de abril de 1925 el predio fue bautizado como “Plaza Primero de Mayo”, en homenaje al Día Internacional de los Trabajadores. Y como tal fue inaugurado el 14 de abril de 1928. El monumento “Al Trabajo” que hoy está allí es obra del escultor Ernesto Soto Avendaño (1886-1969), ganador del primer premio de escultura en 1921. Al pie de la obra (un hombre que lleva sobre su hombro una pesada maza) un pequeño grabado menciona el lugar donde se realizó: “Fundición Trivium-Pueyrredón 372 -Bs. As.” También en el mástil que está en el centro de la plaza (obra del escultor Israel Hoffman y de los ingenieros Bernardo y Germán Joselovich) hay otra curiosidad: en un grabado de sus laterales se ve la imagen de dos hombres junto a un arado. Uno viste tradicionales ropas gauchescas; el otro, las típicas de los inmigrantes llegados de Oriente Medio.

Pero esa plaza no fue la única cuyos terrenos fueron camposanto. En Villa Urquiza, en lo que hoy es la plaza Marcos Sastre (Monroe y Miller) estuvo el Cementerio de Belgrano. Funcionó allí entre 1875 y 1898. El lugar lleva ese nombre porque allí descansaron los restos de ese naturalista y escritor. Pero esa es otra historia.

por Eduardo Parise

Fuente: 

Diario Clarín 7/2/2011

Informacion Adicional: 

Cementerio de los Ingleses:
por Enrique Espina Rawson

Este nombre alberga varias falacias; al menos dos.

Su nombre oficial fue Cementerio de los Disidentes, y allí eran enterrados no sólo los ingleses, sino también alemanes, judíos y cuantos, en definitiva, no compartían el dogma católico. En los primeros tiempos de Buenos Aires no había disidentes. Eran simplemente herejes, ocupación ciertamente peligrosa por esos años. Quienes no profesaban la religión oficial carecían de lugar de entierro, y se dice que se les daba sepultura en las barrancas de la orilla. No era el lugar más indicado, por cierto, ya que a la precariedad del terreno, se le sumaba la incertidumbre de las crecidas del Río de la Plata que arrastraban con todo lo que encontraban a su paso.

A partir de 1820, y sin duda presionado por el fuerte peso de la importante y poderosa colonia británica, el gobierno de Martín Rodríguez aprueba la creación de un cementerio para los susodichos “disidentes”. El estudiado término obvia, por rebuscado, el “por llamarlos de algún modo”.

Lo cierto es que ese cementerio existió sólo en los papeles, lugar evidentemente inadecuado para sepultar a nadie, disidente o no, y así fue que en 1833 la colonia no católica adquirió unos lotes en la zona (actualmente el barrio de Balvanera) conocida como “Hueco de los Olivos”, o Quinta de de la Serna.

En ese predio, hoy limitado por las calles Pasco, Hipólito Irigoyen, Pichincha y Alsina, se instaló entonces el Cementerio que se conoció popularmente como de los Ingleses, por la predominante mayoría de sus ocupantes. Casi podríamos haber agregado definitivos. Pero la verdad es que en esta vida, ni tampoco en esta muerte, como se verá, hay nada definitivo.

En 1869, ante el crecimiento del barrio se dispone el cierre y desalojo del cementerio. Esta disposición corrió, por muchos años, la suerte de tantas disposiciones, normas, decretos, leyes, ordenanzas y otras yerbas: No se cumplió, y tanto fue así que los entierros siguieron como lo más natural del mundo, que lo son, por otra parte.

Finalmente, en 1891, se resolvió efectivizar la clausura y la paralela habilitación del Cementerio de los Disidentes en un sector del Cementerio del Oeste, es decir, la Chacarita.

El traslado de los restos se fue cumpliendo con toda la demora del mundo. Los directamente afectados no tenían apuro, y los encargados del trabajo, tampoco.

La Municipalidad ofreció comprar el terreno, pero los disidentes, haciendo gala de su natural rebeldía, se negaron una y otra vez a cualquier transacción, quizás en venganza por las humillaciones y demoras sufridas a lo largo de tanto tiempo. Al fin se llegó a un acuerdo, y hasta 1923 se siguieron transportando restos a la nueva morada, para finalmente, en 1925, inaugurar la plaza 1º de Mayo.

¡Todo un símbolo! Quizás para dar muestra del progreso de los nuevos tiempos, exhibiendo el contraste entre el descanso eterno y la dinámica laboral, se eligió esta fecha, Día de los Trabajadores, y adornar la plaza con un modesto Monumento al Trabajo, obra del escultor Ernesto Soto Avendaño.

Pero no todos los ocupantes fueron desalojados. Unos cuantos no fueron reclamados, quizás por extinción de las familias a las que pertenecían, y otros simplemente, se perdieron. Sí, se perdieron, del verbo perder. Entre ellos la esposa del almirante Brown, nada menos.

En 1951 la colectividad judía donó un inexpresivo monumento-mástil, y hace poco tiempo la plaza 1º de Mayo fue remodelada. Hoy luce sus añosos árboles, sus fuentes y sus caminos para satisfacción de los vecinos de Balvanera.

Pero siempre será, para los viejos habitantes “el Cementerio de los Ingleses”. Así lo recordaba Raúl González Tuñón en su “Réquiem para el Cementerio de los Ingleses”:

Donde ahora hay una plaza había un cementerio
Recatado y silvestre, casi familiar, íntimo
Vecino de la clásica silueta proletaria
Del Mercado Spinetto, a cuyo gris tejado
En cada primavera vuelven las golondrinas
(¿Es posible?... Es el mismo Mercado de mi infancia)

Yo miraba con ojos de niño fascinado
Esas tumbas severas de contornos floridos
Y esas lánguidas cruces y las losas calladas,
Ya con borrados nombres.

Una serenidad, una paz convincente
Fluía del conjunto de tumbas sin desvelo
Que abandonaron seres a su vez ya finados.
Y más que un cementerio era un jardín profundo
Como un patio del tiempo
En un rincón tendido, decoroso, del barrio.

A mi amiga Emily Bronté, la inglesa insólita,
Le hubiera seducido ese lugar fantástico
Sin memoria de muertos.
Indagar quienes fueron en la vida esos nombres
Y dialogar allí con el Silencio

Fuente: www.fervorxbuenos aires.com

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

El 18 de julio se cumplen 20 años del atentado a la AMIA, un brutal ataque que aún exige justicia....

MIRANDO HACIA ATRAS
Batman

Mientras se filma una nueva aventura de la saga cinematográfica, Batman celebra hoy sus 75 años en múltiples plataformas: en la pantalla chica de las consolas de videojuegos,...

Rogelio García Lupo
Se acaba de estrenar en el Malba –y se va a dar durante viernes sucesivos– una lindísima película: A vuelo de Pajarito. Es un documental que filmó durante lo que...
Meditaciones

El 21 de julio de 1914 se publicó la primera edición de las Meditaciones del Quijote, de José Ortega y Gasset, una obra tan programática como inconclusa desde que...

NEWSLETTER
NOS ESCRIBEN