Buscar

Una hazaña que cumple 80 años

El vuelo de Saint-Exupery

"La tierra donde las piedras vuelan", llamó Saint-Exupéry a la Patagonia. Fue la primera persona en sufrir el viento en las peores condiciones: a más de mil metros de altura, en un avioncito con cabina abierta. De aquella hazaña que fue el primer vuelo a la Patagonia se cumplieron ayer 80 años, y fue uno de los actos fundacionales de la aviación comercial argentina.

Antoine de Saint-Exupéry, el autor de El Principito, había llegado en barco a Buenos Aires el 12 de octubre de 1929, como jefe de la Aeroposta Argentina, filial de la francesa Aéropostale. Tenía 29 años, pero también el respaldo de haber trabajado desde 1926 para Latécoère, uniendo Francia con África. Lo esperaban sus compatriotas Jean Mermoz, Henri Guillaumet y Marcel Reine, quienes poco antes habían inaugurado la línea Buenos Aires-Asunción. Saint-Exupéry vino comisionado para lanzar la ruta sur. En la época del e-mail, cuesta imaginarse que la comunicación a distancia pasara por el correo, y que éste dependiera del ferrocarril... cuando lo había. Y hacia la Patagonia no había nada. El 31 de octubre, Saint-Ex -como le decían los amigos- despegó de Bahía Blanca a bordo de un Laté 25, un monomotor que no superaba los 180 kilómetros por hora. En ese primer vuelo hizo reconocimiento de escalas: San Antonio Oeste, Trelew y Comodoro Rivadavia; regresó en el día. Pese al esfuerzo, a las 7.30 del 1° de noviembre repitió el viaje, ya como vuelo inaugural. A las 4, un Laté 28, comandado por Jean Mermoz, había despegado hacia el sur desde General Pacheco. Saint-Exupéry llegó a Comodoro a las 16.50, doce minutos antes que Mermoz. De regreso, llevó a Trelew al primer pasajero, quien hizo en dos horas el viaje que en barco llevaba 20; pagó 100 pesos el pasaje, mientras que el franqueo costaba 15 centavos cada 5 gramos.

En enero de 1930, el piloto extendió la línea hasta Río Gallegos. Los 15 meses que vivió en la Argentina, los pasó desafiando los vientos patagónicos. "Los Laté 25 eran muy susceptibles de moverse con la turbulencia. En tierra, tenían que anclarlos con cadenas. Tanto al posarse como al despegar, debían acompañarlos sosteniendo las alas, corriendo junto al avión", cuenta el comodoro (R) Oscar Aranda Durañona, director de Asuntos Históricos de la Fuerza Aérea.

Con la cabeza al aire, los pilotos afrontaban los -10° con tricotas, un camperón de cuero forrado con corderito, botas, guantes y un mitón que colgaba del cuello, al igual que el altímetro. Sin aparatos, hacían navegación visual. Sin embargo, Saint-Exupéry prefería volar de noche, cuando no hay turbulencia. Regresó a Francia con el manuscrito de su novela Vuelo nocturno.

Multimedia: 

It look's like you don't have Adobe Flash Player installed. Get it now.

La voz de Antoine de Saint-Exupéry

Fuente: 

Diario Clarín 1/11/09

Informacion Adicional: 

16/5/05 - Diario Clarín:
La historia de Saint Exupéry y su esposa argentina

La vida bohemia del matrimonio fue reconstruida gracias a los archivos de la mujer.

PARIS. . EFE

La tormentosa relación entre Antoine de Saint Exupéry y su mujer argentina, Consuelo, que oscilaba entre la pasión y el más crudo desamor es el motivo de un nuevo libro aparecido en Francia.

Su autor, Alain Vircondelet, es un historiador del arte que ya publicó varias biografías. Esta no es una más, porque para la reconstrucción del romance contó con los archivos, que hasta ahora nunca había sido difundidos, de la mujer.

"Antoine y Consuelo de Saint Exupéry, un amor de leyenda" tiene una tirada de 30 mil ejemplares. Y cuenta como el autor de "El principito" se enamoró durante uno de sus viajes como piloto de la Aeropostal de Consuelo, una veinteañera que había enviudado de un diplomático argentino. También se explaya sobre las resistencias de la familia de Saint Exupéry a la boda con una mujer de origen sudamericano, y que incluso había generado ciertas dudas en el entorno del escritor, como las de su amigo André Gide, también escritor.

Pero sobre todo, el libro rastrea la vida bohemia que llevaban como marido y mujer, salpicada por momentos de ensoñación efervescente y de crueles desencuentros. Consuelo, dice en uno de sus pasajes Vircondelet, descubrió pronto lo duro que iba a ser estar casada con un aviador (desapareció en la guerra) siempre de viaje, y a la vez con un escritor introvertido con su obra. Y con un hombre atractivo que no se privaba de sus amantes, pero que exigía fidelidad a su mujer.

 

 

 

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

El 5 de julio se cumplieron 210 años de la segunda invasión inglesa. Todos los detalles del recorrido...

MIRANDO HACIA ATRAS
René Favaloro

La técnica que cambió para siempre la cardiología es obra de un cirujano argentino de origen humilde que dio su vida por la profesión. El 9 de mayo de 1967, hace poco m...

la Ciudad y el Conurbano quedaron totalmente blancos
Nieve en Buenos Aires

Hoy se cumplen diez años de la histórica nevada en Capital y Gran Buenos Aires. Ocurrió el lunes 9 de julio de 2007, debido un fenómeno climático poco usual en...

Pelé

Este viernes se cumplirán seis décadas del día en que O Rei se puso por primera vez la camiseta del Scratch. Fue en un clásico contra la Argentina, metió un gol...

NEWSLETTER
NOS ESCRIBEN