Buscar

Asombroso descubrimiento

Hallaron dos mil documentos históricos en el sótano de la Sade

El viernes 25 de septiembre hallaron, en el sótano de la Sociedad Argentina de Escritores, miles de documentos de importantes personalidades de las letras de nuestro país. Este descubrimiento impidió que fueran tirados a la basura, como estaba planeado hacer.

La sala Leopoldo Marechal de la Sade (Sociedad Argentina de Escritores) es un rumor permanente de exclamaciones. Amigos de la casa, escritores e investigadores pasan todavía incrédulos a comprobar el hallazgo. Todo es cierto, ahí están sobre una gran mesa oval las carpetas archivos, encontradas el viernes 25 de septiembre en el sótano del edificio de la calle Uruguay, que contienen documentos, cartas, manuscritos y textos originales de algunos de los grandes hombres y mujeres de las letras argentinas. Con manos inquietas y ojos expectantes nos acercamos a algunos de aquellos papeles que revelan nombres, fechas, sentimientos, amistades, juegos de palabras, inspiraciones, rivalidades. "Este bien podría ser uno de los descubrimientos más grandes de los últimos años", ha dicho Alejandro Vaccaro, presidente de la Sade.

Casi sin tiempo suficiente para repasar los más de dos mil documentos encontrados, Vaccaro contó, y Clarín adelantó en su edición del miércoles 30 de septiembre, que las carpetas que guardan estos tesoros de papel amarillento y marchito, estuvieron a punto de ser desechadas porque no se tenía ningún tipo de registro de que existieron los documentos allí encontrados. Aparecieron sin previo aviso en medio de una postergada limpieza en el sótano. Vaccaro, que asumió como presidente de la Sade en diciembre de 2008, comentó que fue en el "espíritu de trabajar y de reconstruir la que supo ser una prestigiosa institución" que se comenzaron a hacer arreglos, refacciones y restauraciones en el edificio y, entre las tareas pendientes, se encaró la limpieza del sótano, que era "una mugre, lleno de porquerías, libros tirados por el piso, papeles y cosas viejas". De entre toda esa mugre, entonces, salieron las carpetas negras, repletas de testimonios, que hoy asombran a todo quien se acerca a la noticia de su hallazgo.

Estos papeles entre los que hoy espiamos y que estuvieron a poco de ser desechados, dan cuenta de la relevancia y el prestigio que la Sade supo tener en otros tiempos. La abreviada reseña histórica de la Sociedad Argentina de Escritores cuenta que fue creada en 1928, y que tuvo como primer presidente a Leopoldo Lugones, como vice a Horacio Quiroga y en la comisión directiva sumó a Enrique Banch, Jorge Luis Borges, Arturo Capdevila, Baldomero Fernández Moreno, Ezequiel Martínez Estrada, Pedro Miguel Obligado y Ricardo Rojas, entre muchos otros. Durante gran parte de su historia la Sade congregó a los principales autores argentinos del siglo XX en una activa participación política interna. Aunque, como advirtió Vaccaro, en los últimos años "cayó en una especie de descrédito muy fuerte producto de la impericia de los dirigentes que la condujeron", estado que "llevó a su endeudamiento", agrega Vaccaro, y dio lugar a la desaparición y saqueo de "algunos de sus libros, y archivos de más valor", al tiempo que confinó a la oscuridad del sótano a los originales recientemente recuperados.

El hallazgo, comentó el presidente, bien puede contribuir al reposicionamiento de la Sade, en el que la actual conducción está trabajando. El material, adelantó Vaccaro, podría ser prestado para integrar la colección del Gran Museo de la Literatura, que se proyecta como anexo de la Biblioteca Nacional, pero también puede ser exhibido, aunque de manera fragmentaria, por la propia Sade. Según proyectó el presidente "puede armarse un pequeño museo en la sede de la calle México, en el que ir mostrando algunos de los originales", que por estos días sólo son accesibles a pocos ojos.

Hay cartas de Leopoldo Lugones, Domingo F. Sarmiento, Juan Bautista Alberdi, Esteban Echeverría, Ricardo Güiraldes, Juana de Ibarbourou, Alfonsina Storni, José Hernández, Marcelo T. de Alvear y Rubén Darío, además de poesías inéditas, y manuscritos de grandes autores. Y otros tantos documentos, entre los que vale destacar el nombramiento de Juez de Paz de Pastor Obligado, firmado por Vicente López y Planes, por entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, de 5 de enero de 1852 -dos días después de la batalla de Caseros-; el manuscrito de "Voces", de Antonio Porchia, dedicado a Ernesto M. Belcaguy y fechado en septiembre de 1957; y unos versos en inglés dedicados a Sarmiento en el día de su cumpleaños, en 1868. "A bordo del Merrimac, bajo el Ecuador", dice el encabezado, que refiere al barco en el que Sarmiento regresó de Nueva York antes de ser elegido presidente de la Argentina.

Clarín tuvo la posibilidad de asomarse a algunos de ellos y espiar en sus secretos, que aquí se adelantan.

 

 

Fuente: 

Diario Clarín 4/10/09

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

 Un documental reconstruye el increíble relato de cuando el empresario televisivo Alejandro Romay trajo...

MIRANDO HACIA ATRAS
Sacrificios, sexo salvaje y depravación en la Antigua Roma
Las lupercales

Ni amor, ni pequeños angelitos capaces de volar y de lanzar flechas para entrelazar el destino de dos tortolitos. El origen del Día de San Valentín poco tiene que ver con lo...

Inauguran una muestra en la Biblioteca Güiraldes
Horacio Quiroga

No se puede evocar la obra del escritor y poeta Horacio Quiroga sin trasladarse a la selva. A pocos días de que se cumplan 80 años de su muerte, la Dirección General del Libro...

Esplendor y caída del sueño bolchevique
Revolución bolchevique

La revolución bolchevique cumple cien años, pero murió hace mucho tiempo, enterrada por aquellos mismos que la vivieron o la sufrieron: los soviéticos. Sin embargo, es...

NEWSLETTER
NOS ESCRIBEN