Buscar

fallecio miep gies

La mujer que salvó el diario de Ana Frank

La anciana, que tenía 100 años, trabajó de joven para el padre de Ana y ayudó a la familia Frank en la clandestinidad.


  Miep Gies, en 1931 y ya anciana, leyendo el Diario de Ana Frank - Fotos Mis recuerdos de Ana Frank.

 Miep Gies, la mujer que encontró el diario de Ana Frank en el escondite donde se había ocultado la familia de la joven y se ocupó de que no cayese en manos nazis, ha fallecido este lunes a la edad de 100 años tras una corta enfermedad, informa una breve nota publicada en su página web. La anciana permanecía ingresada en una clínica desde Navidad, cuando sufrió una caída.

En 1942 Miep trabajaba de secretaria para Otto Frank, padre de Ana, cuando este le confió un secreto, habían decidido esconderse para escapar de la persecución a la que los nazis estaban sometiendo a los judíos. "Otto Frank, mi jefe, me pidió que pasara por su despacho. Cuando entré, me dijo: "Siéntate. Tengo algo muy importante que decirte. Una especie de secreto en realidad. Hemos pensado en ocultarnos, aquí, en este edificio. ¿Estarías dispuesta a ayudarnos, a proveernos de víveres?" Yo le contesté que sí, naturalmente", contaba la propia Gies en una entrevista publicada en la página web de la Casa de Ana Frank.

Los refugiados - Foto Fundación Ana Frank

Miep y su esposo Jan, junto con Johannes Kleiman, Victor Kugler y Bep y Johan Voskuijl, ayudaron a los ocho judíos escondidos en la parte trasera del número 263 del Prinsengracht de Ámsterdam. Después de que los nazis descubriesen el refugio y arrestasen a la familia Frank y a los demás fugitivos, Miep Gies se encargó de recoger y proteger de los alemanes los papeles donde Ana Frank había estado relatando los dos años que permaneció oculta. En 1945 decidió entregárselo al padre, Otto, él único miembro de la familia que regresó de los campos de concentración. Ana Frank murió de tifus el 12 de marzo de 1945 en el campo de Bergen-Belsen.

Poco dada a la alabanza, la última superviviente del grupo de personas que escondió a los Frank, siempre recordó que los verdaderos héroes eran gentes como su propio marido, resistente en la Holanda invadida. A la vuelta de la guerra, la pareja acogió durante varios años en su casa a Otto Frank, que tomó la decisión de publicar el diario de su hija en 1947.

Desde la publicación de la obra, Gies viajó por todo el mundo para narrar sus experiencias durante el holocausto y criticar la persecución de los judíos por parte del régimen nazi, lo que le valió numerosos reconocimientos públicos a lo largo de su vida.


 

Frente y fondo de la casa donde se ocultaron los Frank

Fuente: 

Diario El País 12/1/2010

Informacion Adicional: 

  7/1/2003
La cifra equivale a 250 euros; era un ladrón que trataba con Otto Frank, su padre
Son datos de una investigación realizada por una historiadora británica
.El gobierno no lo confirma, pero admite que sus sospechas apuntan en esa dirección

PARIS.- Los estudiosos holandeses han dado casi por terminada su investigación. Antes de fin de mes será publicada la verdad oficial sobre los últimos días de Anna Frank y, por lo tanto, sobre el delator que el 4 de agosto de 1944 se comunicó telefónicamente con la oficina de la Gestapo de Amsterdam para denunciar la presencia de algunos judíos en el número 263 de la calle Prinsengracht: ocho personas hacinadas, durante dos años, en los depósitos de la empresa Gies & Co.

Por causa de esa llamada telefónica, Anna murió de tifus, a los 15 años, en el campo de concentración de Bergen-Belsen, en la primavera boreal de 1945. Su Diario es el libro más leído en el mundo después de la Biblia, y millares de personas llegan todavía de todos los países para visitar su prisión y rendir homenaje a Anna, el símbolo del Holocausto. Pero aún falta el nombre de la persona que la delató.

La investigación se reabrió en julio pasado. En 1986, el Instituto Holandés para la Documentación sobre la Guerra (NIOD) había publicado una edición crítica del Diario de Anna Frank, con un capítulo preliminar dedicado a la delación de la familia Frank: la conclusión era que no había sido posible identificar al autor de la denuncia a los nazis.

El verano pasado, Carol Anne Lee, una historiadora británica, desafió la reconstrucción oficial con el libro "La vida secreta de Otto Frank", en el cual se formula una hipótesis precisa: el culpable sería Tonny Ahlers, un ladrón de 26 años, holandés, simpatizante de los nazis, que trabajaba con el padre de Anna, Otto Frank, y que decidió ganarse la recompensa ofrecida por los alemanes a quien contribuyese a la captura de fugitivos.

Según la investigadora, Ahlers habría encomendado a su amigo Marteen Kuiper, que vivía de vender judíos a la Gestapo, para que efectuara la denuncia telefónica. El premio era de 40 florines por cada persona delatada, unos 250 euros.

Una figura fascinante
"La figura de Anna Frank me ha fascinado siempre -manifestó a L´Express la escritora-. Mis padres me regalaron el Diario cuando tenía ocho años; me he criado con ese libro. Hoy creo haber resuelto el enigma." El secreto sobre el culpable debió de haber sido guardado largo tiempo por el padre de Anna, Otto Frank, que durante la guerra no había desistido de comerciar con los nazis y de utilizar a Tonny Ahlers, que después lo haría objeto de chantaje reiterado. Otro libro, escrito cuatro años antes por la historiadora Melissa Müller, hacía recaer la culpa en la doméstica encargada de la limpieza, Lena Hartog.

A raíz de estas revelaciones, el NIOD -financiado por el gobierno- resolvió que no podía dejar en el misterio el nombre del delator. Sus miembros, por ejemplo, han llevado a cabo la investigación sobre Srebrenica (la matanza en 1995 de 8000 musulmanes de Bosnia bajo la mirada de los cascos azules holandeses).

"A diferencia de la investigación sobre Srebrenica, que duró cinco años, esta vez nos impusimos un plazo de seis meses, pues ya se ha realizado mucho trabajo a lo largo de las décadas transcurridas", explicó David Barnouw, responsable de la investigación sobre Anna Frank juntamente con su colega Gerrold van der Stroom. Ellos confiesan también que todas las sospechas recaen sobre Tonny Ahlers, muerto en 2000, a los 83 años. ¿Por qué no se indagó entonces a su hijo Anton, de unos 50 años?

"Porque sabíamos lo que nos contestaría: "Estoy convencido de que fue mi padre quien traicionó a la familia Frank, y me avergüenzo de ello" -agregó Barnouw-. Y el hermano del sospechoso, Casper, de 84 años, dice directamente que Tonny Ahlers le confesó que había telefoneado él mismo a la Gestapo. Pero nos hace falta una prueba más consistente aún, la que hemos estado buscando durante toda la investigación. No podemos fiarnos solamente de testimonios. Nuestro método consiste en presentarnos delante de una persona conociendo al menos el 90 por ciento de la materia a fin de estar en condiciones de puntualizar, desvirtuar o corregir lo que el sospechoso quiere decirnos."

El informe final estará listo "en las próximas semanas -aseguró Barnouw-. Después, habrá que esperar un tiempo para su publicación, aunque existe la posibilidad de difundirlo en seguida vía Internet".

Las mayores dificultades de la tarea de investigación se deben al hecho de que, en 1945, los nazis quemaron todos los archivos y no existen ya documentos escritos con referencia a aquellos años. Además, casi todos los protagonistas han muerto.

Al investigador no le está permitido revelar el éxito de una investigación "aún incompleta". "Pero puedo confirmar que hemos indagado a fondo a Tonny Ahlers. Y que, en la delación a Anna Frank, participó un holandés."

Traducción: Jorge Ortiz Barili

Cifras

25 millones: es la cantidad de ejemplares vendidos del Diario, según cómputos de saldos en las librerías. Hoy, la obra es considerada el segundo libro más leído del mundo, después de la Biblia.

55: es el número de idiomas al que ha sido traducido el Diario.

3000: es la cantidad diaria de visitantes que recibe la propiedad ubicada en el número 263 de la calle Prinsengracht, donde Anna estuvo escondida con su familia.

73: son los años de edad que tendría hoy Anna. Festejaba su cumpleaños el 12 de junio.

100: la revista Time la eligió entre las cien personas más influyentes del siglo XX.

1942: es el año en que Anna comenzó a escribir su Diario, un regalo de sus padres.

13: era la edad de Anna cuando comenzó a escribir el Diario.

15: era la edad de Anna cuando murió en un campo de concentración.

Bibliografía:
Miep Gies - Mis recuerdos de Anna Frank - Emecé, Buenos Aires 1987.

Escribió Miep Gies: "...mi historia es la de mucha gente corriente durante una época extraordinariamente terrible. Deseo de todo corazón que semejantes momentos nunca jamás vuelvan a repetirse. Y somos todos nosotros, la gente corriente de todo el mundo, los que debemos ocuparnos de que no se repitan".

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

La historia del cementerio de la Recoleta. En El Ojo de la Tormenta . FM 101.1 Latina, de lunes de a viernes de 17 a...

MIRANDO HACIA ATRAS
Nostradamus

Se le alega la predicción de los hechos más importantes de la historia y aún se espera que otros ocurran. ¿Quién fue y qué dijo? El francés Michel...

Carlos Gardel

El cantante nació el 11 de diciembre de 1890. En 1915, durante el festejo de sus 35 años, vivió una madrugada angustiante. En la madrugada del sábado 10 de diciembre de...

John Lennon

El mítico compositor inglés, alejado de los escenarios, preparaba su regreso luego de 5 años. Cómo fueron los encuentros con su asesino, Mark David Chapman, aquel d...

NOS ESCRIBEN