Buscar

Se cumplen 40 años del asesinato de Angelelli, un obispo comprometido con la opción por los pobres

El 4 de agosto de 1976 el obispo de La Riona era asesinado por miembros del Tercer Cuerpo de Ejército, que hicieron pasar ese crimen como un accidente de auto. Así la dictadura acallaba la voz de un hombre comprometido con la opción por los pobres. Nacido en 1923, en Córdoba, ingresó con apenas 15 años al seminario y a fines de los años 40 fue enviado a Roma, donde fue ordenado como presbítero en el Pontificio Colegio Pío Latino Americano de Roma, en Italia.

A su regreso a Argentina, en 1951, se vinculó con los sectores de la Juventud Obrera Católica (JOC) y quedó a cargo de la capilla Cristo Obrero, en su provincia natal, donde colaboró con el sacerdote italiano Quinto Cargnelutti.
 
En medio de los debates por el Concilio Vaticano II, la gran reforma lanzada por el papa Juan XXIII en 1959, Angelelli obtuvo la designación como obispo y ya en esos años su compromiso con los sectores menos favorecidos de los barrios de Córdoba estaba muy difundido.
 
En función de esta tarea pastoral, el Vaticano lo designó un año después como arzobispo auxiliar de la provincia, y una de sus primeras medidas consistió en ordenar que los seminaristas visitaran los barrios obreros para tomar contacto con la realidad.
 
Angelelli propició desde su Diócesis la conformación de grupos de laicos comprometidos con los sectores populares de Córdoba.
 
Esas actividades y sus enfrentamientos con la jerarquía encabezada por el nuncio apostólico Humberto Mozzoni y el cardenal Antonio Caggiano, le valieron que en 1968 se le asignara la Diócesis de La Rioja.
 
Con un estilo franco, llano y directo, el religioso se relacionó desde los comienzos de su tarea pastoral con los sectores más humildes de la provincia.
 
Trabajó de forma activa para propiciar la organización de los trabajadores agrícolas, los mineros y las empleadas de servicio doméstico.
 
Su popularidad era tan grande entre los humildes, que sus misas dominicales desde la catedral de la capital riojana eran transmitidas por radio para toda la provincia.
 
A pesar del malestar que sus postulados causaban a los interventores militares de La Rioja, en los tiempos en los cuales el país era gobernado por el dictador Juan Carlos Onganía, la popularidad de Angelelli crecía entre los sectores de la Iglesia.
 
En esa Argentina que vivía un contexto de creciente movilización social y política contra la dictadura que se expresaba en huelgas, manifestaciones y acciones armadas, el Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo (MSTM) postulaba la teoría de la liberación de los oprimidos y profundizaba el conflicto con las autoridades de la Iglesia.
 
Aunque no integraba este movimiento, Angelelli proponía desde La Rioja un diálogo con estos sectores, lo que irritó aun más a los integristas que estaban encabezados por los integristas Adolfo Tortolo y José Miguel Medina.
 
En 1973, Carlos Menem, quien años más tarde sería electo presidente de Argentina, se consagró gobernador de la Rioja y las relaciones entre Angelelli y esta familia poseedora de viñedos en el pueblo de Anillaco no estuvieron exentas de conflictos.
 
Los comerciantes y hacendados de la provincia reclamaron la renuncia de Angelelli y en 1974, la organización parapolicial Triple A incluyó al obispo en una lista negra de personalidades que serían “inmediatamente ejecutadas”.
 
Las réprobas contra la figura del religioso se incrementaron en medio de un clima de violencia política que se incrementaba.
 
A principios de 1976, el vicario castrense Victoria Bonamín visitó la base aérea del Chamical, que “el pueblo había cometido pecados que sólo podían redimirse con sangre”.
 
El clima de represión se intensificó en La Rioja tras el golpe del 24 de marzo de 1976, y los sacerdotes que respondían a Angelelli eran blancos del terrorismo de estado.
 
El 18 de julio, los sacerdotes P. Gabriel Longueville y Carlos de Dios Murias fueron torturados y asesinados en la localidad de Chamical, donde cumplían sus deberes religiosos.
 
Dos semanas después, Angelelli decidió viajar a Buenos Aires con el propósito de denunciar estos crímenes; se trasladaba en una furgoneta que tras encerrada por un auto volcó a la altura del paraje Punta de los Llanos, en la ruta 38.
 
El cura Arturo Pinto, quien conducía el vehículo accidentado, contó que, tras permanecer durante un tiempo inconsciente, vio el cuerpo de Angelelli tirado en el suelo, con “lesiones en el cuerpo, como si lo hubieran golpeado”.
 
Aunque el diario L' Osservatore Roano, órgano oficial de El Vaticano caificó el hecho como “un extraño accidente”, el cardenal Juan Carlos Aramburu negó que el hecho se tratara de un crimen y la investigación se cerró.
 
Con el retorno de la democracia, el juez de La Rioja Aldo Morales reabrió el expediente y dictaminó que la muerte de Angelelli se trató de “un crimen fríamente calculado y esperado por la víctima”.
 
Sin embargo, las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, y los indultos del presidente Menem impidieron que las investigaciones continuaran contra el general Luciano Benjamín Menéndez, titular del Tercer Cuerpo de Ejército durante el terrorismo de Estado, y los militares José Carlos González, Luis Manzanelli y Ricardo Román Oscar Otero.
 
En 2005, la derogación de la leyes de impunidad permitió que el crimen se investigara como delito de lesa humanidad, y cinco años más tarde se imputó en el expediente al ex dictador Jorge Rafael Videla, a Menéndez y a otros doce militares y policías.
 
El 4 de julio de 2014, Luis Fernando Estrella y Luciano Benjamín Menéndez fueron condenados a cadena perpetua por el crimen de Angelelli.
 
El año pasado, la Iglesia, con la venia del Papa Francisco inició el proceso de canonización de Angelelli, en reconocimiento al martirio que sufrió a manos de los genocidas que intentaron acallar su opción con los pobres.
etiquetas
Fuente: 

Agencia Telam 4/8/2016

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

Cuando se declaró la independencia en Tucumán en 1816, el acta original fue enviada al gobierno de...

MIRANDO HACIA ATRAS
A 100 años de su ejecución en Francia
Mata Hari

Se casó a los 18 años con un militar de 39. En Java aprendió danzas y técnicas amatorias. En plena guerra, las autoridades francesas la acusaron de ser un doble agente...

lluis Companys

España está a la tensa espera del mensaje del presidente regional, Carles Puigdemont, quien podría realizar una declaración unilateral de independencia. Hace 83 a...

A 70 años de la masacre de Rincón Bomba, los pilagá reclaman justicia
Masacre de Rincón Bomba

El 10 de octubre de 1947, Gendarmería cometió una matanza en las comunidades indígenas de Formosa. El recuerdo sobrevivió en la región, pero el Estado nunca pidi...

NOS ESCRIBEN