Buscar

tumbas con historia

Tras los pasos de Dreyfus

En el cementerio de Montparnasse (París) se encuentra el sepulcro de Alfred Dreyfus.

El sepulcro de Alfred Dreyfus

Es universalmente conocida la biografía de este militar francés que, con el grado de capitán, fue injustamente acusado de traición a su patria en 1894 y condenado a terrible confinamiento perpetuo en la isla du Diable (del Diablo) en la Guayana Francesa, previa degradación. El proceso y la inicua sentencia conmovieron a Francia, y después de toda clase de intrigas políticas, falsedades, prejuicios, profundos sentimientos antise­mitas y obstáculos jurídicos que se presentaban insuperables para quienes confiaban en su inocencia, se llegó por último a la verdad. Dreyfus fue en principio indultado, luego ascendido a teniente coronel y plenamente reha­bilitado con el nombramiento de oficial de la Legión de Honor.

Junto a sus restos, en ese cementerio se encuentran los de su valiente esposa, Lucie Hadamard; sus hijos, Jeanne y Pierre; su nuera Marie Baup, y su nieto, doctor Etienne Levy, también oficial de la Legión de Honor.

La lápida presenta, asimismo, una inscripción en memoria de su nieta Made­leine Levy, con mención de que fue deportada por los alemanes y muerta en Auschwitz, a los 25 años.

Muchas personas que llegan allí, donde la emoción es incontenible, dejan sobre la losa pequeñas piedras, siguiendo una tradición judía, como piado­so testimonio de su visita.

Del otro lado del Atlántico, a pocos kilómetros de la ciudad de Kourou (Guayana Francesa), se encuentra un archipiélago denominado de la Salut (de la Salvación), formado por tres pequeñas islas: du Diable (del Diablo), Royale y Saint Joseph.

La primera de ellas, de apenas 14 hectáreas, fue el lugar destinado al confinamiento de Alfred Dreyfus. Cabe aclarar que, en princi­pio, Dreyfus estuvo en la isla Royale del 15 de marzo de 1895 al 13 de abril del mismo año en que fue traslado a la isla del Diablo donde permaneció en miserables condiciones hasta el 9 de Junio de 1899. En esta última fecha fue embarcado a Francia para afrontar en Rennes un segundo juicio de revisión y posteriormente, todo el proceso que llevó a su indulto y reivindicación total.

Todavía se conserva en la isla del Diablo la precaria casucha que ocupó mientras estuvo recluido y también, la piedra donde se sentaba cada atarde­cer para dirigir su vista a Francia.

 

Fuente: 

Diario La Nación - Suplemento Turismo 8/11/09

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

 Un documental reconstruye el increíble relato de cuando el empresario televisivo Alejandro Romay trajo...

MIRANDO HACIA ATRAS
Sacrificios, sexo salvaje y depravación en la Antigua Roma
Las lupercales

Ni amor, ni pequeños angelitos capaces de volar y de lanzar flechas para entrelazar el destino de dos tortolitos. El origen del Día de San Valentín poco tiene que ver con lo...

Inauguran una muestra en la Biblioteca Güiraldes
Horacio Quiroga

No se puede evocar la obra del escritor y poeta Horacio Quiroga sin trasladarse a la selva. A pocos días de que se cumplan 80 años de su muerte, la Dirección General del Libro...

Esplendor y caída del sueño bolchevique
Revolución bolchevique

La revolución bolchevique cumple cien años, pero murió hace mucho tiempo, enterrada por aquellos mismos que la vivieron o la sufrieron: los soviéticos. Sin embargo, es...

NEWSLETTER
NOS ESCRIBEN