Buscar

Una nueva esperanza para salvar al Cine Teatro Urquiza de su demolición

Habrá una reunión entre los vecinos, la empresa que posee la sala y el Gobierno porteño. Buscarán un proyecto que preserve la actividad cultural del espacio, pero que permita avanzar con un desarrollo inmobiliario.

 
Desde que comenzó a bregar para evitar la demolición del viejo Cine Teatro Urquiza, la Asamblea de Vecinos que se puso al frente del rescate tuvo como faro la instancia de diálogo con la empresa que actualmente es propietaria del inmueble.
 
Cuatro años después de iniciado el conflicto, esa cita tiene fecha y agenda pautadas: será el 13 de noviembre, cuando las partes se reunirán en una audiencia, en la que también participarán representantes del Gobierno porteño. El objetivo del encuentro es discutir ideas que preserven la actividad cultural dentro del espacio y que, a la vez, permitan avanzar con el desarrollo inmobiliario previsto para el terreno.
 
“Venimos desde 2013 trabajando con esto. Llegamos a una primera audiencia citados por el Tribunal Superior de Justicia, en representación de la Asamblea de Vecinos, y en la que los dueños del edificio se presentaron por primera vez. Nosotros siempre estuvimos abiertos al diálogo y lo importante es que ahora participan todas las partes", resume Karina Cicovin, que formó parte de aquel primer encuentro.
 
El barrio entró en alerta cuando el supermercado chino que funcionaba en el espacio de Caseros 2826, donde había estado el cine teatro, colgó un cartel en la entrada avisando que dejaban el lugar porque iba a ser demolido. ¿El motivo? Planeaban levantar una construcción de diez pisos con fines comerciales.
 
"Gente que no se conocía tomó contacto a través de este rescate. Ese edificio nació como un espacio cultural, y está emplazado en el Distrito Tecnológico, en una de las cuadras más lindas de Parque Patricios, pero ahora está abandonado. El lugar está impecable en su estructura, no corre riesgo, tiene sus mármoles y sus techos originales, está para restaurar", defiende Cicovin.
 
A pesar de ello, la firma propietaria del inmueble (Establecimientos Campana SA) se mantuvo firme en avanzar con la demolición de la sala para armar oficinas. Pero la justicia frenó el proyecto, en primera instancia con una medida cautelar en 2014.
 
En tanto, en enero de este año la Dirección General de Interpretación Urbanística (DGIUR) comunicó a la empresa que el proyecto presentado no se adecúa a la ley. Y también informó que el Consejo de Plan Urbano Ambiental (COPUA) lo desestimaba por idénticos motivos.
 
Ahora, con este llamado al diálogo para acordar un proyecto que respete la estructura original y su función social, pero que a la vez permita a los desarrolladores materializar su obra, se espera que la cuestión avance.
 
"Acá nadie trata de perjudicar al propietario, pero queremos que se respete la ley. Ideas pueden surgir un montón en una mesa de trabajo, y como grupo estamos pensando varias alternativas. Pero necesitamos consenso tanto desde el Gobierno de la Ciudad como de los dueños del inmueble. De nuestra parte, solo buscamos llegar a buen término para lograr un espacio de cultura en una comuna donde no existen", expresa Karina.
 
La normativa a la que se refiere es la 14.800, de orden nacional, cuyo artículo 2 manifiesta que "el propietario de la finca tendrá la obligación de construir en el nuevo edificio, un ambiente teatral de características semejantes a la sala demolida" y "que respete en 90% la capacidad de la vieja sala". Es decir que, para oficinas comerciales, sólo pueden afectar el 10% restante.
 
El Cine Teatro Urquiza se inauguró en 1921, vio pasar a figuras como Carlos Gardel y Tita Merello durante su esplendor, y bajó el telón en la década del 70. Casi centenaria, la sala cuenta con 1600 butacas, y tuvo dos menciones de la Comisión de Monumentos Históricos, desde donde recomendaron a las autoridades porteñas que forme parte del patrimonio cultural de la Ciudad. Además, entra en la protección de la ley 3680, para construcciones anteriores a 1941.
 
"Es una gran oportunidad para que los vecinos tengan un centro de cultura en el barrio con precios accesibles. Un multiespacio que pueda contener a mucha gente, un lugar de encuentro", esboza entusiasmada Karina, ante un objetivo que ya no parece tan inaccesible. 
Fuente: 

clarin.com 10/10/2017

LA HISTORIA EN IMAGENES
Clic para ver video

Cuando se declaró la independencia en Tucumán en 1816, el acta original fue enviada al gobierno de...

MIRANDO HACIA ATRAS
A 100 años de su ejecución en Francia
Mata Hari

Se casó a los 18 años con un militar de 39. En Java aprendió danzas y técnicas amatorias. En plena guerra, las autoridades francesas la acusaron de ser un doble agente...

lluis Companys

España está a la tensa espera del mensaje del presidente regional, Carles Puigdemont, quien podría realizar una declaración unilateral de independencia. Hace 83 a...

A 70 años de la masacre de Rincón Bomba, los pilagá reclaman justicia
Masacre de Rincón Bomba

El 10 de octubre de 1947, Gendarmería cometió una matanza en las comunidades indígenas de Formosa. El recuerdo sobrevivió en la región, pero el Estado nunca pidi...

NOS ESCRIBEN